El efecto en cadena

Melvin (21) inclina la taza de café con una mano. Con la otra vierte leche espumosa cuidadosamente sobre el líquido negro y aromático. Poco a poco va apareciendo un diseño. Él termina, y en el cappuccino se ve un patrón en forma de corazón parecido al logotipo de Children International.

No hay que ser muy imaginativo para notar cómo esa imagen representa los cambios que el apoyo de Children International ha producido en la vida de Melvin y cómo éstos han repercutido en la vida de otros.

Generaciones de privación

Melvin, de 21 años de edad, creció sabiendo que sus padres, Víctor y Rosa, siempre quisieron que él y sus cinco hermanos tuvieran un futuro próspero. Su vida diaria en El Llano, Honduras, fue un reto laborioso —tener que reunir leña, cocinar con fogón y arar la tierra para el cultivo de maíz y frijoles rojos—.

Dificultades como éstas son comunes en Honduras, donde viven algunas de las personas más pobres de Centroamérica. El sesenta por ciento de la población hondureña vive debajo de la línea de pobreza. Las viviendas y el sistema sanitario son rudimentarios, y muchos niños no reciben más de tres años de estudios. Melvin fue una excepción, habiendo terminado la primaria (sexto grado). No obstante, el futuro de él y de sus hermanos no era prometedor. Ellos no esperaban tener una vida muy distinta a la de sus padres.

Una nueva oportunidad

Una nueva oportunidad

Durante una visita al centro comunitario de Children International en su comunidad hace tres años, Melvin vio por un instante un futuro distinto. Él se enteró del programa Hacia el Empleo® de Children International. Contando con la motivación de sus padres, él solicitó y recibió un puesto en el taller de hospitalidad.

Melvin se capacitó en una cafetería cerca de Copán Ruinas y eventualmente se le ofreció el puesto a tiempo completo como barista. Después de varios meses sobresalientes, el dueño del negocio le pidió a Melvin que le ayudara a abrir y trabajar en una nueva sucursal en San Pedro Sula.

Hoy, la vida ha mejorado mucho para la familia entera. Como acto de agradecimiento por la ayuda que recibió, Melvin contribuye económicamente a los ingresos inestables de su familia. En un mes, él gana lo que su padre podría ganar en un año. Dice tener pensado volver a estudiar, y su padre manifiesta que sus hermanos están siendo motivados por los logros de Melvin.

Melvin prepara un cappuccino en una cafetería en Honduras.

Melvin elabora expertamente un cappuccino en una cafetería en San Pedro Sula. Debido a su empleo estable, él logra enviar dinero a su familia en Copán Ruinas e inspira a sus hermanos menores a soñar.

Generaciones impactadas

Los logros de Melvin no hubieran sido posibles sin los programas de desarrollo juvenil de Children International. La ampliación de estos programas para ayudar a un mayor número de niños y jóvenes es un componente fundamental de nuestra estrategia para erradicar la pobreza.

¿Le gustaría a usted ayudar?

Establezca un legado de esperanza y éxito para estos jóvenes trabajadores al incluirnos en su herencia patrimonial. El Equipo de Desarrollo de Children International puede explicarle las numerosas opciones que le ayudarán a crear un legado adaptado a sus metas o intereses.

Para comenzar, comuníquese con nuestro Equipo de Desarrollo al 800-888-4089 o development@children.org.

Conozca más

Comentarios

Necesita estar conectado a su cuenta para enviarnos comentarios. Si tiene una cuenta, pulse aquí para ingresar.