Lo que medimos

¿Qué es lo que medimos? (O sea ¿cómo se sabe que funciona?)

“Lo que se mide, se hace”, dijo alguien una vez. (¡Y pensamos igual!) Un aspecto de nuestro programa es que colaboramos con The Pacific Institute for Research and Evaluation (PIRE) para medir resultados específicos.

Al tratar de fomentar comportamientos saludables, esto es lo que medimos:
  • Mayor conocimiento: Los niños y jóvenes necesitan estar equipados de información para tomar buenas decisiones. Tal vez no estén conscientes de que ciertos comportamientos ponen en peligro su salud, y las distintas personas y comunidades perciben la salud de maneras diferentes (y a veces erróneas). Al proporcionarles información correcta y precisa a los niños y jóvenes apadrinados, usted les ayuda a tomar decisiones saludables por el resto de sus vidas.
  • Mejor actitud: La información más cuantiosa en el mundo no sería de beneficio si los niños y jóvenes no creyeran que el cambiar su comportamiento es importante. Nos aseguramos de que nuestros apadrinados y sus padres reconozcan la relevancia de estos temas en sus vidas.
  • Mayor autoeficacia: Finalmente, los niños y jóvenes tienen que creer que pueden adoptar estos comportamientos saludables. Se debe en parte a que diseñamos intervenciones que pueden beneficiarles según sus circunstancias. El resto se trata de sembrar en los apadrinados la confianza y la fe para que sigan adelante.
Cuando se trata de usar los servicios de salud, nos enfocamos en estos resultados:
  • Mayor disponibilidad: Los niños y jóvenes no pueden usar servicios de salud si éstos no están disponibles, así que nos aseguramos de que nuestros apadrinados los reciban de proveedores cercanos en horas de atención más convenientes para nuestras familias.
  • Servicios de salud más asequibles: Nuestros apadrinados viven en la pobreza. Nos aseguramos de que sus situaciones económicas no les impidan recibir atención médica.
  • Mayor demanda: Una vez que haya mayor acceso a servicios de salud, trabajamos para asegurarnos de que la gente los use cuando los necesiten. Les mostramos a las personas dónde encontrar servicios y verificamos que estén satisfechas con los mismos.
Cuando se trata de la educación, nos enfocamos en los siguientes resultados:
  • Una tasa de finalización escolar a nivel secundario más alta: Medimos el porcentaje de graduados del programa de apadrinamiento de Children International que hayan finalizado sus estudios secundarios antes de cumplir 25 años de edad.
  • Mayor índice de matriculación escolar: Medimos el porcentaje de niños y jóvenes apadrinados que se encuentran matriculados en un sistema educacional formal de cualquier nivel.
  • Logro incrementado de resultados de aprendizaje identificados: Medimos el porcentaje de niños y jóvenes apadrinados que alcanzan un grado mínimo de competencia para su edad o nivel educacional.
Cuando se trata del empoderamiento, nos enfocamos en los siguientes resultados:

El empoderar a nuestros apadrinados significa darles las destrezas, los conocimientos y la responsabilidad social para que se conviertan en agentes de cambio. Para medir el progreso en esta área, usamos la recolección y el análisis de datos para identificar el porcentaje de jóvenes que tienen la habilidad de expresar sus opiniones y los que actúan como líderes y voluntarios en sus comunidades.

Estos pasos intermedios lo hacen posible: 

  • Habilidades de vida fortalecidas, medidas por el porcentaje de personas que confiesan tener una fuerte aptitud en la larga lista de habilidades de vida esenciales definidas por la Organización Mundial de la Salud.
  • Mayor responsabilidad social, medida por los datos que identifican el porcentaje de personas que, tras una autoevaluación, dicen poseer un alto grado de responsabilidad social.
Cuando se trata de la empleabilidad, nos enfocamos en los siguientes resultados:

La empleabilidad significa trabajar para garantizar que los jóvenes de nuestro programa de apadrinamiento cuenten con habilidades laborales que sean atractivas para las empresas y sepan cómo ingresar a la fuerza laboral. Medimos el número de jóvenes apadrinados de 18 a 24 años de edad que tienen:

  • Más habilidades comerciales, las cuales medimos por el porcentaje de jóvenes que adquieren destrezas por medio de programas de capacitación vocacional o universitaria. Con los adolescentes menores, medimos el índice de matriculación. Para los adolescentes mayores, medimos el índice de finalización educacional.
  • Mayor acceso al mercado laboral local, el cual es medido por el porcentaje de jóvenes apadrinados (entre 18 y 24 años de edad) que demuestran tener conocimientos y aptitudes para acceder al mercado laboral en sus comunidades.