Salud

luchamos contra la pobreza al mejorar la salud

El conocimiento es poder, especialmente cuando se trata de mantenerse saludable.

Por eso nuestros programas de salud se enfocan en dos aspectos fundamentales: 1) el desarrollar hábitos saludables y 2) conectar a los niños con servicios médicos cuando los necesiten.

    ¿Por qué enfocarse en la salud? 

    Existe un fuerte vínculo entre la salud y la pobreza.

    Se debe a que los problemas de salud muchas veces son el factor que hunden a las familias en la pobreza. Además, las condiciones que enfrentan muchos niños los hacen propensos a padecer de enfermedades. Al invertir en la salud, usted está ayudando a que los niños y jóvenes se forjen un futuro mejor. 

    Nuestros programas de salud apoyan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para el 2030 de las Naciones Unidas. N° 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Conozca más sobre el ODS número 3 aquí.

    ¿Cómo (específicamente) benefician sus donativos a los niños y jóvenes?

    Los niños y jóvenes inscritos en nuestro programa de apadrinamiento tienen acceso a la combinación ideal de recursos según su ubicación, edad y circunstancias de la vida. ¿Qué es el apadrinamiento? Conozca más.

    Aquí hay algunas maneras en que su apoyo humanitario refuerza hábitos saludables:

    • Comparte información (presentaciones, folletos, rótulos y orientación individual) acerca de temas de salud importantes adaptada a los niños o sus guardianes
    • Busca identificar actitudes relacionadas a la salud e influenciarlas mediante comunicaciones extensas
    • Crea oportunidades para que los niños practiquen sus habilidades en un ambiente solidario
    • Fomenta un apoyo individualizado para los niños, jóvenes y familias que enfrentan problemas de salud
    • Usa modelos de conducta para demostrar comportamientos saludables
    • Derriba barreras que impiden el desarrollo de hábitos saludables.

    Adicionalmente, estas son maneras en que sus donativos hacen que los servicios de salud sean disponibles y económicos:

    • Operamos clínicas médicas y dentales, además de farmacias, en los centros comunitarios de Children International, localizados en zonas donde dichos servicios son inaccesibles o prohibitivos
    • Ayudamos a que los niños y sus familias tengan acceso y se inscriban en programas de salud pública
    • Ofrecemos subsidios para gastos personales donde no hay respaldo
    • Colaboramos con hospitales, clínicas y farmacias locales para reducir los costos
    • Planificamos servicios y formamos convenios para acercar los servicios a las comunidades apadrinadas

    ¿Sabía usted? Cada año mueren 2 millones de niños como consecuencia de enfermedades prevenibles como la diarrea y la pulmonía porque las familias no pueden pagar por un tratamiento. Lea más datos sobre la pobreza y la salud aquí.

    Lo que medimos

    (O sea, ¿cómo se sabe que funciona?)

    "Lo que se mide, se hace", dijo alguien una vez. (¡Y pensamos igual!) Un aspecto de nuestro programa es que colaboramos con The Pacific Institute for Research and Evaluation (PIRE) para medir resultados específicos.

    Al tratar de fomentar comportamientos saludables, esto es lo que medimos:

    • Mayor conocimiento: Los niños y jóvenes necesitan estar equipados de información para tomar buenas decisiones. Tal vez no estén conscientes de que ciertos comportamientos ponen en peligro su salud, y las distintas personas y comunidades perciben la salud de maneras diferentes (y a veces erróneas). Al proporcionarles información correcta y precisa a los niños y jóvenes apadrinados, usted les ayuda a tomar decisiones saludables por el resto de sus vidas.
    • Mejor actitud: La información más cuantiosa en el mundo no sería de beneficio si los niños y jóvenes no creyeran que el cambiar su comportamiento es importante. Nos aseguramos de que nuestros apadrinados y sus padres reconozcan la relevancia de estos temas en sus vidas.
    • Mayor autoeficacia: Finalmente, los niños y jóvenes tienen que creer que pueden adoptar estos comportamientos saludables. Se debe en parte a que diseñamos intervenciones que pueden beneficiarles según sus circunstancias. El resto se trata de sembrar en los apadrinados la confianza y la fe para que sigan adelante.

    Cuando se trata de usar los servicios de salud, nos enfocamos en estos resultados:

    • Mayor disponibilidad: Los niños y jóvenes no pueden usar servicios de salud si éstos no están disponibles, así que nos aseguramos de que nuestros apadrinados los reciban de proveedores cercanos en horas de atención más convenientes para nuestras familias.
    • Servicios de salud más asequibles: Nuestros apadrinados viven en la pobreza. Nos aseguramos de que sus situaciones económicas no les impidan recibir atención médica.
    • Mayor demanda: Una vez que haya mayor acceso a servicios de salud, trabajamos para asegurarnos de que la gente los use cuando los necesiten. Les mostramos a las personas dónde encontrar servicios y verificamos que estén satisfechas con los mismos.