Progreso contra la pobreza

Sabemos que a veces la pobreza mundial es un problema tan grande que resulta incomprensible. Con 7 mil millones de personas en el planeta, ¿por dónde comenzamos?

Comenzamos con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). En septiembre del 2000, los líderes de 189 naciones fijaron una visión para el futuro: un mundo con menos pobreza, hambre y enfermedades; más niños educados; igualdad de oportunidades para las mujeres; y otros objetivos. Ellos identificaron ocho metas específicas y las midieron constantemente durante un período de 15 años.

Desde entonces hemos tenido enorme progreso. Obviamente, aún nos queda mucho trabajo, pero los resultados de los ODM son prueba de que puede haber grandes logros cuando gente apasionada se une por una misma causa.

A continuación, mostramos el progreso que se ha tenido en cuanto al hambre, el saneamiento, el acceso al agua y la tasa de mortalidad infantil. El mes que viene compartiremos las estadísticas favorables acerca de la educación.

Progreso contra la pobreza

Como puede ver, los logros de los líderes mundiales —y contribuyentes entusiasmados como usted— han tenido un enorme impacto en el mundo: mil millones de personas ya no viven en la pobreza extrema, hay 200 millones personas menos sufriendo de hambre, y 48 millones de niños han sobrevivido más de 5 años de vida. Además, 2/3 de la población mundial hoy tiene acceso a saneamiento adecuado, como inodoros o letrinas. Adicionalmente, el 90% del mundo cuenta con fuentes mejoradas de agua potable.

Hay mucho por hacer, pero anímese. Usted sí puede marcar la diferencia.

¿Quiere aprender más?

Vea cómo funciona el apadrinamiento