El poder de UNO: Lo que el béisbol, Barcelona y una escuela de Administración de Empresas tienen en común

Ex apadrinado de Ecuador muestra su título de maestría

El graduado del programa de CI, Carlos Mancheno, se graduó el año pasado del EAE Business School con campus en Barcelona.

Carlos Mancheno es un graduado del programa de Children International cuya pasión por el béisbol le llevó lejos de su hogar en Guayaquil, Ecuador. (Esté pendiente de una entrevista con Carlos sobre su ilustre carrera deportiva).

Él acaba de completar su maestría en administración internacional de negocios y turismo de EAE Business School en Barcelona, España. Habiendo viajado por el mundo en los últimos años, Carlos sabía que el dejar atrás el Ecuador para estudiar Administración de Empresas le daría una ventaja en su carrera profesional. Él actualmente trabaja en el campo de negocios internacionales y está “tratando de sacarle el mayor provecho a cada experiencia de la vida”. Nos comunicamos con Carlos para que nos contara más acerca de él y de lo que el futuro le depara.

¿Cuándo ingresaste al programa de apadrinamiento?

Mi madre me inscribió cuando tenía 6 años de edad, el mismo año en que comencé a jugar béisbol.

¿Qué es lo que más recuerdas del Programa?

Tengo recuerdos muy claros de todo lo que recibía del programa de Children International, como útiles escolares, una biblioteca, asistencia de salud (nutrición, dentista y médico), además de artículos como muebles, platos, tazones e incluso cucharas. También recuerdo todas las actividades que organizaban para nosotros los apadrinados.

Carlos en su foto anual de 2001.

Este es Carlos a los 15 años de edad en su foto anual de Children International.

¿De qué manera el Programa más ayudó a tu familia?

Cada año cuando iniciaba la escuela, Children International me daba zapatos, tela para mi uniforme escolar (mi mamá solía coserlo), cuadernos y otros materiales. Esta ayuda fue muy importante para mis padres.

Cuéntanos sobre tu familia.

Somos cuatro: mi mamá Fulvia, mi papá Rafael, mi hermana Katy y yo. Desafortunadamente, mi papá perdió su empleo cuando yo tenía 5 años. Mi mamá comenzó sus estudios universitarios (medicina), y ella decidió abandonarlos para cuidar de nosotros a tiempo completo. Así que mi mamá me inscribió en el Programa cuando nuestra situación familiar empezó a tener dificultades. En el país hubo un colapso económico, el cual tristemente impactó de modo directo a mi familia.

Mi mamá aprendió a coser ropa y comenzó un negocio. Así, ella pudo cuidar de nosotros y apoyar con el ingreso del hogar.

¿En cuáles programas participaste?

Niños Agentes de Cambio básicamente tenía el mismo objetivo que que el Programa de Desarrollo Socio-Deportivo tiene hoy. La diferencia era que el primero no ofrecía actividades deportivas. Éste intentaba organizar a los niños mayores de 9 años a que visitaran el centro comunitario de Children International más cercano a ellos todos los sábados. Realizábamos actividades para desarrollar nuestros valores, como el trabajo en equipo, el liderazgo, el respeto, entre otras.

Carlos, con dos niños ecuatorianos en un festival de cocina

Carlos empleó las habilidades de liderazgo que él adquirió a través de Children International después de graduarse del Programa. Por ejemplo, mientras trabajaba en el Ministerio de Turismo de Ecuador, él organizó un festival de cocina para los niños de Guayaquil.

Se suponía que el programa terminaba una vez que llegábamos a la adolescencia, pero el gran resultado fue que no queríamos abandonarlo. Así que lanzamos un programa nuevo (con la aprobación de Children International): CINFO Juvenil (Centro de información Juvenil). Empezamos a dar clases y a entrenar otros niños que acababan de empezar el programa NAC. Organizábamos sus actividades y continuábamos ayudando y contribuyendo como agentes de cambio.

¿Qué es lo que más te gustó del apadrinamiento?

La sensación de ser un integrante activo del programa. No se trataba solamente de recibir. Realmente disfrutaba el hecho de que también estaba retribuyendo ayuda.

Carlos habla con un niño mientras caminan por una carretera en Ecuador

Con la selva amazónica en el fondo, Carlos camina con Joe, un pequeño inscrito en un programa parecido a Children International. Carlos sirvió como mentor de él y otros niños durante dos años. La foto fue tomada en octubre de 2012.

¿De qué manera sorprendente o inesperada impactó tu vida el haber participado en el programa de Children International?

El venir de un barrio empobrecido es muy difícil. No es fácil de joven tener todo tipo de tentaciones a la vuelta de la cuadra de donde vivía y saber evitarlas. Sin embargo, mis padres siempre me motivaron e inculcaron en mí buenos valores, y Children International me dio la oportunidad de mantenerme alejado de esas cosas.

Sin embargo, lo más importante es que cuento con algo en particular: esta sensación de ayudar a los demás, a ser parte de un cambio.
¿Qué hiciste después de graduarte del programa de apadrinamiento de Children International?

A los 17 años de edad viajé con un equipo nacional de la Federación de Béisbol Ecuatoriana. El siguiente año fui invitado a una academia de béisbol en Estados Unidos, pero mi visa fue negada por motivos económicos y lingüísticos.

CI grad Carlos coaching young kids in the U.K.

Mientras estudiaba para su maestría en Londres, Carlos entrenaba los fines de semana al club de béisbol Essex Arrows. “Yo era feliz entrenando a esos niños”, dice él, “y, al mismo tiempo, me obligaba a seguir jugando un poco más”.

Enseguida me dije a mí mismo: “No puedo cambiar el hecho de que nací en una familia económicamente pobre, pero sí puedo hacer algo para aprender inglés”. Así que me gané una beca del Ministerio de Turismo de Ecuador y viajé al Reino Unido para participar en un programa de lenguaje. Viví en Londres por cuatro años, jugando y dando prácticas de béisbol, estudiando inglés y trabajando en el museo de Madame Tussauds.

Después de volver al Ecuador, la embajada estadounidense me contrató como intérprete para el equipo nacional de béisbol de Estados Unidos. Mi mentor, Mike Spiers, me ayudó a encontrar un puesto como pícher para la Universidad de Northeastern State en Miami, Oklahoma.

Carlos es pícher de los Golden Norsemen en Miami, Oklahoma

¿Qué esperas hacer con tu título universitario ahora? ¿Cuál sería tu profesión ideal?

Me gustaría ser económicamente independiente. Así podré ayudar a otras personas. Sueño con trabajar para mejorar y desarrollar las sociedades más necesitadas.

¿Piensas regresar a Guayaquil o quedarte en el extranjero?

Me gustaría regresar a mi país; me encanta. Pero, siento que debo estar en Barcelona ahora. Estaría feliz de regresar a Ecuador en unos cinco años, después de haber experimentado todo y haber adquirido las herramientas para desarrollar proyectos personales para poder ayudar a los demás.

Carlos habla con una comunidad local sobre el desarrollar el turismo

Carlos, un profesional en desarrollo de turismo, viajó al bosque tropical amazónico para ayudar a las comunidades locales a desarrollar el turismo. Aquí, habla con miembros de la comunidad Mushullakta.

¿Qué significa para ti la frase “desencadenar el poder de (cada) UNO”?

El haberme criado en un deporte de equipo, entiendo claramente lo importante que es colaborar con otros para alcanzar nuestras metas. Todos tenemos la capacidad de contribuir algo con nuestras vidas. Al igual que con el deporte, debemos asegurarnos de que todos hagamos el máximo esfuerzo, que nos ocupemos de los detalles y que seamos laboriosos.

Quizá no podamos cambiar el mundo entero en un instante, pero no hay duda de que podemos aportar a él mediante cambios pequeños. ¡Los cambios pequeños crearán un impacto grande!

Sé que no puedo cambiar la sociedad, pero sí puedo hacer todo lo posible por ayudar a las personas más necesitadas. Por eso me gustaría ayudar con la implementación de un proyecto deportivo que no sea un proyecto tradicional que convierta a los niños en máquinas del deporte.

Ecuador national baseball team photo in 2011.

Carlos (fila de en medio, cuarto desde la izquierda) con el equipo de Ecuador en el Torneo Suramericano de 2011.

Me gustaría compartir todos los valores que he adquirido como atleta. El deporte es simplemente un medio para aprender. La meta real sería ayudar a que los niños aprendan cómo afrontar sus vidas, ya sean superestrellas de algún deporte o si se dedican a otras actividades.

Hay que tener esa fe en que uno pertenece.

Carlos adquirió valores y habilidades de vida importantes por medio del deporte. Vea cómo Children International ofrece esa misma formación a los niños y jóvenes apadrinados.

Conozca sobre el Desarrollo Socio-Deportivo

Comentarios

Necesita estar conectado a su cuenta para enviarnos comentarios. Si tiene una cuenta, pulse aquí para ingresar.