Mejores opciones, mejores oportunidades

Parte 1 de 2

En esta serie de dos partes, exploramos la lucha que muchos padres de familia deben enfrentar cuando tratan de brindar comida a sus hijos, así como también la manera en que el programa de nutrición de Children International ayuda a las familias a identificar soluciones inmediatas y duraderas.
“No tenía ganas de jugar ni deseo de comer”, recuerda la niña de nueve años. “Mi mente no funcionaba bien en la escuela”.
- Yarisol, apadrinada, COLOMBIA

El personal de Children International en su centro comunitario en Barranquilla, Colombia, enseguida detectaron el problema. Simona, la abuela de Yarisol, se sorprendió al descubrir que Yarisol pesaba debajo de lo normal y requería una intervención inmediata.

“No sabía que estaba desnutrida hasta que el personal me lo dijo”, recuerda ella. “Me dio miedo porque me dijeron sobre los riesgos que un niño podría experimentar al tener un peso debajo de lo normal”.

La preocupación de Simona era justificable. Los niños severamente desnutridos corren el riesgo de nunca alcanzar una talla y peso normal, y puede que sus cerebros jamás desarrollen su potencial cognitivo plenamente, limitando radicalmente sus oportunidades futuras. La intervención temprana, mientras una niña como Yarisol presenta un nivel moderado de desnutrición, es fundamental para detener este ciclo.

Un problema de cantidad en vez de calidad

Cuando las niñas como Yarisol se desnutren, muchas veces no se debe a la falta de comida; se debe más bien a la falta de alimentos nutritivos. Las familias de escasos recursos generalmente compran sus alimentos de tiendas pequeñas en vez de supermercados, donde hay más opciones alimentarias. Además, las golosinas baratas abundan en las comunidades marginadas y sacian temporalmente el hambre, sin embargo no ofrecen suficiente valor nutritivo para el desarrollo adecuado de un niño.

Los padres de familia a menudo priorizan la necesidad inmediata de saciar el hambre de sus hijos sin entender el efecto a largo plazo de una nutrición deficiente. Los alimentos “correctos” no siempre son fáciles de adquirir, porque en las comunidades marginadas —especialmente las urbanas— existe una inseguridad alimentaria, o sea, una falta de lugares que vendan alimentos saludables y económicos. Las familias que trabajan largas horas fuera del hogar recurren al consumo de alimentos procesados que contienen altos niveles de azúcar o sodio por la falta de tiempo. Con el tiempo, los niños se desnutren debido a la falta de nutrientes que sus cuerpos necesitan para un desarrollo normal.

Yarisol y su abuela Simona compran alimentos nutritivos en un mercado cercano en Barranquilla, Colombia.

En el caso de Yarisol, ella fue inscrita enseguida en el programa de rehabilitación nutricional de Children International, el cual atiende a niños hasta de 12 años de edad que presentan un grado moderado o severo de desnutrición. En este programa, que ofrece un tratamiento nutricional acelerado, los niños son inscritos por un mínimo de dos meses o hasta que recuperen un peso normal.

Nuestro personal determina el estado nutricional de un niño utilizando el índice de masa corporal (IMC), un valor derivado de la proporción entre peso y estatura. Cuando un niño pesa debajo de lo normal, ellos son remitidos al programa de rehabilitación nutricional de Children International, donde son evaluados hasta cuatro veces al año hasta presentar un IMC más alto.

Cuerpos más saludables

Una vez identificados, los niños con desnutrición participan en sesiones de alimentación donde reciben comidas o suplementos nutricionales para recuperar su peso. Estas sesiones generalmente se dan en el centro comunitario, los cuales suelen tener cocinas y comedores para este propósito. Los alimentos ofrecidos varían según las necesidades particulares de los niños y el grado de abundancia local.

Osteen, de 11 años, participa en el programa de rehabilitación nutricional en Lusaka, Zambia.

En Colombia, los niños reciben bebidas ricas en nutrientes. En Zambia, los niños reciben comidas que contienen kapenta (pescado abundante), soya y nshima, un tipo de harina de maíz que es alimento básico en el país.

Nuestro personal en Bícol, Filipinas, coordina con escuelas locales para ofrecer alimentos nutritivos. Las comidas usan verduras frescas con malunggay, también conocido como moringa, una planta nativa rica en vitaminas y otros nutrientes.

En la India, un programa piloto está probando alimentos terapéuticos RUTF, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “han revolucionado el tratamiento de la desnutrición severa”. La portabilidad y facilidad de preparación de Nutramix, un polvo a base de trigo, es una opción más práctica para los niños que viven lejos del centro comunitario.

Su apoyo sigue ayudando a los niños y a las familias en todo el mundo a adquirir las herramientas que necesitan para vivir más sanamente y prosperar.

En la segunda parte, conozco cómo la educación nutricional enseña a las familias a tomar decisiones más sabias que resultan en beneficios a largo plazo. También conozca más sobre Yarisol y su condición actual.

Los fundamentos de una buena nutrición (“Go, Grow and Glow”)

Cómo les enseñamos a las familias sobre los aspectos básicos de una buena nutrición

Al enseñar clases de educación nutricional, nuestro personal capacitado suele emplear nemotecnias para ayudar a las familias a recordar con mayor facilidad los elementos básicos de una dieta saludable.

Katherine, una participante del programa de 10 años de edad en Bícol, Filipinas, habla sobre estas técnicas: “Algo importante que he aprendido es sobre los alimentos ‘Go, Grow and Glow’”, dice ella. “Son los alimentos más saludables para mí”.

Comentarios

Necesita estar conectado a su cuenta para enviarnos comentarios. Si tiene una cuenta, pulse aquí para ingresar.

Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Usted puede restringir los cookies con su navegador; sin embargo, esto puede afectar la funcionalidad de nuestro sitio.

ENTIENDO