El retorno al paraíso: Una comunidad encuentra esperanza

Mapa de Malabon, Filipinas

Hay lugares que permanecen conmigo mucho después de haberme ido. Los huelo en otras partes. Veo aspectos de ellos en otras partes. Siento el deseo de volver a estos lugares. Así me hace sentir una comunidad apadrinada en particular, llamada Paradise Village (Villa Paraíso), en la ciudad de Malabon (sector del área metropolitana de Manila).

Sin embargo, escribir acerca de este lugar es un asunto distinto. Llevo años conociéndolo, desde que integré a Children International – Filipinas, pero he descubierto que no hay palabras para describir lo que siento por este lugar. La primera vez que intenté hacerlo, terminé compartiendo una foto y un párrafo solamente, pero en los años que llevo volviendo a visitar Malabon, supe que este trozo de tierra, para mí, representaba algo inconcluso.

Estas son algunas maneras en que Paradise Village me vuelve a encontrar.

La puerta a un mundo de contrastes

Cuando visité Paradise Village por primera vez, no tenía idea de lo que me esperaba ese sábado por la mañana. Me había encontrado con algunos compañeros de trabajo para una reunión de padres de la comunidad y era nueva en mi puesto, emocionada de visitar cuantas comunidades pudiera y conocer acerca de la vida de nuestros apadrinados y sus familias.

No sabía que me estaba aventurando a un lugar que me perseguiría hasta el día de hoy.

Entrada a Paradise Village

Este rótulo da la bienvenida a los que visitan la comunidad de Paradise Village en Malabon, Filipinas.

Todavía recuerdo haberme detenido en la entrada de Paradise Village al ver un enorme arco de hierro decorado con rulos y el nombre de la comunidad.

No obstante, este rótulo era lo único paradisiaco de la comunidad. Detrás de él había chozas abarcando lo largo de un camino estrecho, y teníamos que cruzar un río estancado para entrar. A pesar de que el río apenas fluía, mis emociones corrían como aguas bravas.

La paz, la comodidad y los lujos son cosas desconocidas en este lugar, pero este es el “paraíso” que los niños de aquí conocen toda su vida.

Debido a su ubicación en terreno bajo y propenso a inundaciones, las “calles” de Paradise Village son formadas de bolsas de arena, piedras o madera.

Vidas son edificadas en cimientos de inmundicia

En su mayoría, este laberinto de pequeños callejones puede ser atravesado a pie. (Mis pies nunca se han aprendido totalmente este laberinto).

  • Los senderos son formados por bolsas de basura que se han solidificado con el tiempo.
  • Una interminable red de tubería entrecruzada atraviesa estos caminos.
  • Algunas casas se encuentran sobre zancos porque Paradise Village prácticamente está rodeado de agua y situado encima de un vertedero que dejó de usarse años atrás.
  • Las familias crean un comercio de la venta de chatarra, basura y comida barata. La venta de carbón solía ser lucrativo aquí, y hay niños que todavía lo venden.
  • Las comidas son elaboradas con lo que esté disponible. Fue en Paradise Village que vi por primera vez a familias consumiendo pagpag (sobras de comida de restaurante que han sido botadas y rebuscadas). Hoy se prohíbe esta costumbre, pero el doloroso recuerdo de estas familias “reciclando” la comida que otras personas tiraron a la basura sigue vivo.

Paradise Village fue edificado encima de un viejo vertedero, y sus calles siguen llenas de basura.

Una historia de peligro

La vida en Paradise Village siempre ha suscitado en mí emociones contrarias. La emoción de encontrar historias cautivadoras e imágenes interesantes que compartir siempre viene acompañada de cierto grado de ansiedad, vulnerabilidad e impotencia —para mí y para los niños que viven allí—.

  • Históricamente, este trecho (anteriormente una zona de pesca cerca de la Bahía de Manila) fue asentado ilegalmente en la década de 1970.
  • Al igual que muchos de los barrios marginales del área metropolitana de Manila, Paradise Village se encuentra ubicado en un lugar geográficamente riesgoso.
  • Esta área en particular se ha convertido en un centro de crimen —un escondite para personas sospechadas de crímenes relacionados a las drogas, pandillas e incluso sicarios—. Las redadas ocurren a cada rato.
  • El vivir aquí es conocer el peligro de cerca; es levantarse a diario sabiendo que existe la posibilidad de dar con el peligro. Esta es una inescapable realidad, un aspecto normal, de vivir aquí.

Casas improvisadas se encuentran a orillas de arroyos contaminados

Mer Regen, una joven apadrinada de 17 años de edad, me contó que hubo un tiempo en que las peleas eran tan frecuentes que la gente tenía miedo de salir de sus casas. El sonido de los tiroteos la atemorizaba.

“Los fantasmas no me asustan”, dijo ella. “Las personas de verdad sí me dan miedo, porque pueden hacerle a uno daño o incluso quitarle la vida”.

El hermano de Maybelle, una graduada del programa de Children International, murió cuando una bala perdida le dio estando en un cibercafé.

La valentía de una mujer muestra el valor de los niños

Ederlina, una voluntaria de CI que vive en Paradise Village, es mi acceso total a la comunidad. Ella tiene cinco hijos y un esposo enfermo. Cuando visito, ella se asegura de que yo esté acompañada, generalmente solo por ella.

Una vez le mencioné que un amigo quería venir conmigo a conocer el lugar, pero Ederlina enseguida me disuadió. “Lo siento, pero podría ser demasiado peligroso para él y para nosotros”, me dijo ella. “Hay residentes que suelen ponerse sospechosos cuando ven personas desconocidas, especialmente hombres”.

La voluntaria de CI, Ederlina, en su comunidad

Ederlina es la única voluntaria de CI en su comunidad, donde viven 300 apadrinados.

A pesar de los peligros, me siento segura con Ederlina. Ella entiende las reglas de la comunidad. Ella es experta con los atajos. Sus pasos son firmes y rápidos. La gente la conoce y la respeta.

Más que nada, ella es honesta.

“Este lugar me da miedo. Nunca sé qué va a suceder”, manifiesta ella. “Temo por mi familia. Temo por los apadrinados. ¿Qué sucedería si los confunden con el enemigo?”.

Cuando ella está de turno, siempre tiene que andar sumamente atenta y lista para correr.

Ella ha tenido que aprender estas tácticas por necesidad. Ella ha visto de todo: guerras entre pandillas, persecuciones por la policía, palizas, tiroteos. En una de mis visitas, minutos de habernos despedido, ella me envió un mensaje por móvil informándome que acaba de pasar por un cadáver tirado en la calle.

“Si tan solo tuviera el poder de detener estas matanzas”, dice ella. “Sin duda lo haría”.

A pesar de todo esto, después de 15 años de servicio como voluntaria, Ederlina sigue comprometida a ayudarnos a cumplir con nuestra misión de ayudar a los niños y jóvenes. Su esposo, al igual que otros, le ha pedido muchas veces que deje el voluntariado. Es algo que ella ha considerado hacer, pero aparentemente no hay peligro que la detenga.

Una calle típica de la comunidad Paradise Village

Además de ser geográfica y ambientalmente peligrosa, la comunidad de Paradise Village presenta un alto nivel de violencia y crimen.

Cuando pienso en Paradise Village, pienso en Ederlina y su fortaleza.

“Es verdad que aquí hay mucho temor, pero nada se compara con la alegría de ayudar y ver a niños crecer bien”, confiesa ella. “Quiero estar a su disposición hasta para las cosas más pequeñas. Quiero que el personal de Children International se sienta apoyado. Además, las capacitaciones y experiencias que he tenido gracias a CI significan mucho para mí. Pienso en los niños, entre ellos mis propios hijos, y el personal de CI, y eso es suficiente para ponerme fuerte y tener valentía en mi corazón”.

Me considero afortunada, no solo porque no he tenido que enfrentar el peligro que ella enfrenta, sino también porque conozco a alguien tan valiente y resuelta como Ederlina.

Esperanza genuina en un lugar de nombre contradictorio

En el mejor de los casos, este lugar es solamente un paraíso de sueños —sueños de jóvenes en busca de un futuro mejor y de ancianos que quisieran una vida diferente de la que han tenido—. Para muchos, estos sueños son simples fantasías. Este no es el caso para los niños y jóvenes apadrinados que están aprendiendo a tener esperanza a través de Children International.

Los niños de Paradise Village tienen motivo para sonreír gracias al apoyo que reciben por medio de Children International.

La vida continúa hasta en la presencia del peligro y la pobreza extrema.

Ahí está Mer Regen, esforzándose por permanecer en la escuela para un día poder encontrar buen empleo.

Ahí está Maybelle (24 años), quien hoy se encuentra empleada en una empresa de ingeniería y apoyando a su familia.

Ahí está el pequeño Anton (10 años), quien a pesar de las luchas de su familia que recicla desechos para generar dinero, se siente orgulloso de poder asistir a la escuela y recibir atención médica cuando se enferma.

Estos y muchos otros indicios de progreso son la razón por la que Arnie Lacson, la coordinadora de nuestro centro comunitario, ve tanto valor en lo que hace.

Niños en un centro comunitario colorean un libro sobre la nutrición

Niños que presentan desnutrición conocen acerca de una alimentación adecuada a través del proyecto Nutri-Kiddie Class en un centro comunitario de Children International.

“Paradise Village es potencialmente una de nuestras zonas más pobres y peligrosas, pero los niños que viven aquí están recibiendo la ayuda y las herramientas que necesitan por medio de Children International a medida que crecen”, dice Arnie. “A pesar de estar lejos del centro comunitario, ellos hacen lo posible por venir aquí para recibir nuestros servicios. Una de las mejores maneras en que les estamos ayudando es brindándoles acceso a educación sanitaria, chequeos médicos y medicamentos, teniendo en cuenta los riesgos que presenta su ambiente”

Estos servicios y beneficios son críticos para los niños que a veces se enferman de gravedad como resultado del hambre u otra dolencia y terminan faltando a clase o abandonando sus estudios completamente. Children International ofrece ayuda que facilita sus vidas, tal como alimentos para niños hambrientos y educación nutricional para ellos y sus familias.

Los jóvenes líderes se han encargado de educar a los niños de su comunidad sobre los derechos de los niños, de fomentar el manejo de desechos y de organizar campañas de limpieza masivas.

Los jóvenes del programa de liderazgo juvenil de Children International ofrecieron un taller para niños que trataba sobre la responsabilidad personal.

Los jóvenes que participan en los programas juveniles de Children International están resueltos a apoyar los niños de Paradise Village.

Aquí, la pobreza infantil y el peligro son reales, pero igual de real es la esperanza, sobre todo cuando veo a nuestros empleados, voluntarios, familias y jóvenes empoderados trabajando juntos. Con Children International, la comunidad deteriorada de Paradise Village ha encontrado un soporte vital para afrontar un futuro incierto.

El paraíso redefinido

Es fácil decir que nadie debería vivir en Paradise Village. No debería haber niños allí. Sin embargo, la realidad es que sí viven allí, intentando arraigarse y prosperar con lo que tienen.

Empleados y voluntarios en el centro comunitario más cercano a Paradise Village

Estos miembros del Equipo de CI —nuestros asombrosos voluntarios y empleados en las Filipinas— son fundamentales para ayudar a que los niños y jóvenes de Paradise Village superen la pobreza.

Si pudiera hacerlo a mi manera, reescribiría el destino de esta comunidad y la convertiría en lo que todos imaginamos es un paraíso. Lamentablemente no vivo en una ficción o una fantasía. De hecho, siento que nunca podré escribir lo suficiente acerca de este tema, y jamás podré olvidarlo por más que escriba.

A pesar de todo esto, tenemos la solución para reescribir la historia de los 300 apadrinados de Paradise Village para darles un futuro mejor. Esa solución es el apadrinamiento. Los efectos del apadrinamiento están expandiendo por esta comunidad como una ola que, a largo plazo, será más potente que cualquier peligro.

Paradise Village es un enorme recordatorio de que tenemos la oportunidad de ayudar. Hay que seguir apoyando a esta comunidad, para que no se convierta en un páramo.

No podemos abandonar a los niños. Paradise Village, al igual que muchos lugares marginados en el mundo, representa a todos nosotros.

Jóvenes que participan en el Programa de Desarrollo Socio-Deportivo se toman una foto en grupo

Los programas juveniles de Children International, como el Programa de Desarrollo Socio-Deportivo, enseñan sobre el trabajo en equipo, la comunicación, la toma de decisiones, la resolución de problemas y más. Son habilidades de vida que nuestros apadrinados usarán por el resto de sus vidas.

¿Quiere ayudar a los niños? ¡Apadrine uno hoy!

Comentarios

chicagomike
jul 5, 2016

Thank you for this. I have often wondered about this part of Manila. During daylight approaches I can see this area from the plane when I come visit.

Necesita estar conectado a su cuenta para enviarnos comentarios. Si tiene una cuenta, pulse aquí para ingresar.