La música está ayudando a estos jóvenes a superar la pobreza

Muchos músicos dicen que la música es vida. Glenny y Marlon, dos jóvenes de escasos recursos en la República Dominicana, siempre han tenido música en la sangre. Sin embargo, el seguir su pasión fue casi imposible.

Los niños de los barrios pobres de Santiago, República Dominicana, viven una vida de escasez económica y educacional. Glenny García, de 22 años, y Marlon Martínez, de 20 años, crecieron en aquellos barrios con casas hechas de láminas de zinc, a veces sin piso, donde la violencia y las drogas son comunes. Y las actividades extraescolares sanas son inexistentes.

“En este barrio donde crecí la situación es delicada”, dice Glenny, “porque no hay muchas oportunidades, y a los jóvenes usualmente no les interesa buscarlas”.

Gracias a una donación de The Sally and Dick Roberts Coyote Foundation, Glenny y Marlon —y cientos de niños más en la República Dominicana y Colombia— han podido explorar su pasión por tocar música.

Recientemente, Glenny y Marlon viajaron a Washington, D.C., cuando fueron seleccionados para tocar en el OneWorld Symphonic Music Festival, el cual reúne músicos de alrededor del mundo para tocar juntos en una orquesta sinfónica, ejemplificando la unidad mundial, del 27 de junio hasta el 6 de julio.

La música como educación

El programa de Música para desarrollo de Children International, basado en el método llamado El Sistema, enseña más que la apreciación musical. El programa usa el poder de la música para enseñar habilidades prácticas. La música les da un sentido de dirección, logro y responsabilidad en la vida. Un aspecto distintivo del currículo de El Sistema es ser parte de una orquesta o grupo musical donde los participantes experimentan un sentido de pertenencia. El currículo incluye la instrucción entre pares, en la cual hasta los niños más pequeños enseñan a sus compañeros. Esto cultiva las habilidades de liderazgo y la costumbre de ayudar a los demás.

A través de Música para el desarrollo, los niños aprenden a trabajar en equipo y las habilidades de liderazgo y estudio. También les ayuda a mejorar su autoestima, y fomenta la creatividad. Los ensayos largos para la orquesta y el coro, ayudan a los jóvenes a alejarse de los ambientes y hábitos poco saludables, como las pandillas y el uso de drogas.

“El impacto que ha tenido el programa de música es que cuando inicié, no era la persona más confiada del mundo”, admite Glenny. “Y través de las clases de habilidades para la vida y la de instrumento, se ha desarrollado una confianza que antes no veía”.

Un viaje único en la vida

Aunque los dos ya se han graduado del programa de música de CI, Glenny y Marlon se dedicaron a ensayar para prepararse para el festival. “Duramos horas y horas practicando y aprendiendo”, dice Marlon.

Su diligencia valió la pena cuando tocaron el violonchelo en dos presentaciones el 5 y 6 de julio durante el festival de música sinfónica OneWorld. A pesar de que fue intimidante para ella tocar con músicos más expertos, Glenny disfrutó la oportunidad de hacerlo.

“Tuvimos que esforzarnos el doble solo para tocar con ellos”, explica ella, “y desde luego eso conlleva un aprendizaje. El primer día de ensayo mi mente me decía que no podría tocar ese repertorio que estaba por mucho por encima del nivel que tengo. Para el viernes, no puedo decir que lo estaba tocando a la perfección, pero lo estaba tocando. Eso me hizo reflexionar que sí puedo, que debo vencer incluso a mi propia mente para lograr lo que quiero”.

Marlon se siente agradecido de haber tenido esta singular oportunidad y se siente orgulloso de sus logros. “Ha sido una de las mejores cosas que ha sucedido en mi vida —poder compartir música con personas de todo el mundo—”, dice él. “Aunque no nos conocíamos, fuimos unidos por un mismo propósito”.

Glenny (extremo izquierdo) y Marlon (a dos sillas de Glenny) se preparan para su concierto el 5 de julio en el Pabellón de Patinaje en el Reston Town Center.

La experiencia de Glenny y Marlon es una con la cual muchos contribuyentes de CI pueden identificar: el ser parte de algo más grande que ellos, juntos crear algo que no sería posible lograr individualmente.

Comentarios

buddybeagle
jul 17, 2018

What a wonderful story. It's so glad to see the good work Children Internationsl is doing and proud to be part of it!

Matthew_7035e
jul 17, 2018

I live in Southern California, very close to the Mexican border--is there a program like the above in Northern Mexico? I'm pursuing a masters in music (piano performance) and was wondering how I could help as a teacher.

Meanderer
jul 17, 2018

Music - truly the universal language. Play on!

lacastellana
jul 19, 2018

I have chills all after reading this. I love to hear about the realization that it was doable, that it increased their confidence and brought them together with other people from all over the world. No boundaries! The power of music and tenacity combined.

Necesita estar conectado a su cuenta para enviarnos comentarios. Si tiene una cuenta, pulse aquí para ingresar.