La razón por la que los refugiados huyen de sus hogares

.

Alma estaba desesperada por huir con su familia de su peligrosa vida en Honduras. Después de ser amenazada por pandilleros, ella sintió que no le quedaba otra opción: cruzar la frontera a los Estados Unidos con sus dos hijos. Fue una opción arriesgada —una que le resultó difícil en cada paso del camino—.

En México, ella y sus niños pequeños fueron capturados y retenidos durante seis días. Junto con otras familias, se les servía la misma comida irreconocible tres veces al día.

“Un día llegaron a fumigar, ante la presencia de los niños. No les importó. Gracias a Dios, porque mis niños nunca se enfermaron allá. Pero yo sí vi a niños enfermos, con diarrea, con vómitos.

.

Decisiones importantes

Imagínese temer tanto por su vida y la de sus hijos que usted esté dispuesto a hacer algo que sabe que es peligro, ilegal y probablemente un fracaso.

La meta principal de muchas personas es muy básica: sustentar a sus familias.

.

Estos son los riesgos que mucha gente enfrenta cuando deciden abandonar sus hogares en busca de una vida mejor en otro país. Para muchos, el peligro que presentan las pandillas y el verse forzados a llevar una vida criminal es suficiente para empujarlos a tomar una decisión así. Para otras personas, se debe a la falta de necesidades básicas y educacionales para sus hijos. Son muchas las razones las que llevan a una persona a cambiar radicalmente su vida, sacar préstamos incosteables y emprender la jornada más peligrosa de su vida.

Lo más inquietante de todo es que muchas de las personas que intentan cruzar la frontera son menores de edad. Vienen, en su mayoría, de Latinoamérica. Según el Instituto de Política Migratoria (MPI), “Desde el comienzo del año fiscal 2014 hasta el 31 de julio de 2015, el 74 por ciento (72,968) de los menores no acompañados que fueron detenidos por el departamento de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU (CBP) en la frontera entre Estados Unidos y México provenían de El Salvador, Guatemala y Honduras”.

La inmigración ilegal es un tema político candente en los Estados Unidos. No obstante, se trata de más que simples bustos parlantes. En la otra cara de la moneda hay personas reales —personas necesitadas y tan desesperadas que están dispuestas a sacar préstamos impagables, a confiar sus vidas en la mano de otros y a emprender un riguroso viaje sin tener garantizado el éxito—.

.

A pesar de los riesgos, la desesperación por escapar la violencia pandillera y el crimen lleva a que algunas familias busquen una vida mejor en los Estados Unidos. 

.

Personal de Children International, una organización humanitaria que trabaja para erradicar la pobreza en todo el mundo mediante apoyo a los niños y jóvenes, habló con las madres de algunos niños y jóvenes apadrinados para conocer lo que les motiva a correr estos riesgos. (Hemos cambiado sus nombres para preservar su anonimidad).

Martina, Guatemala

El hijo de 17 años de edad de Martina emigró de Guatemala para buscar trabajo en los Estados Unidos. Se podría decir que él es uno de los afortunados, ya que logró pasar por México a los Estados Unidos y encontró empleo. Su familia tuvo que pagar casi 80 veces lo que su padre gana en un mes para pagar por el viaje, pero Martina dice que su hijo ya está enviando dinero de regreso a su familia para pagar por el préstamo.

Lea más

.

María, Guatemala

El hijo de María, (17), también viajó fuera de Guatemala en busca de trabajo. El joven se había convertido en el principal sustentador de la familia después ser abandonados por su padre. Así que, a pesar de que Carlos tenía trabajo, no pagaba lo suficiente para mantener a su familia de seis integrantes. Él quería que sus hermanos menores tuvieran la oportunidad de continuar con sus estudios, lo que exigía la compra de uniformes y útiles escolares —lujos para una familia de tan escasos recursos—. Por ende, este joven decidió buscar trabajo en los Estados Unidos, para pagar por estas necesidades.

Lea más

.

Alma, Honduras

Los rumores de amnistía y el deseo de escapar de las extorsiones empujaron a Alma a viajar de Honduras a los Estados Unidos. Al ya tener familiares en los Estados Unidos, Alma se sentía optimista de que ella y sus hijos de 3 y 1 año obtendrían asilo. Sin embargo, la familia no logró avanzar más allá de México. Ellos ahora viven en Guatemala y deben un préstamo de US$7 mil, el cual sacaron para pagarle a un “coyote” que les ayudara a ingresar a los Estados Unidos.

Lea más

.

Children International desalienta a los que tienen falsas esperanzas

El personal de Children International en Latinoamérica trata de disuadir a las familias que pretenden ingresar a los Estados Unidos ilegalmente. Nuestros empleados hacen un esfuerzo por educar a las familias sobre los peligros de cruzar fronteras ilegalmente. Lamentablemente, muchos de nuestros empleados solo se percatan a posteriori de las decisiones tomadas por las familias, una vez que un apadrinado deja de registrarse.

Aunque los servicios que Children International ofrece ayudan a aliviar las situaciones de vida de las familias apadrinadas y son fundamentales para preparar a los niños para futuros más allá de la pobreza, algunas familias creen no poder esperar a que ese día llegue. Ellas sienten que su única opción es abandonar sus actuales circunstancias e ir en busca de mejores oportunidades de trabajo en los Estados Unidos. No obstante, Children International está convenciendo a más y más familias no arriesgarse.

Lea más

 

Los programas de Children International, como el de Desarrollo Socio-Deportivo en Guatemala, apoyan la salud, educación, potencial y empleabilidad de los niños y jóvenes apadrinados.

Children International sabe que los obstáculos que estas familias enfrentan son enormes, por eso sus programas se enfocan en fomentar la salud, la educación, la competencia y el potencial profesional de los apadrinados. Nuestras agencias en Guatemala y Honduras abordan las preocupaciones más grandes de las familias, como la desnutrición, la educación y la formación laboral. Asimismo, nuestros centros comunitarios dan a los niños y jóvenes espacios seguros donde pueden recibir refuerzo escolar, adquirir nuevas habilidades y entretenerse. Sabemos que el darles hoy un cimiento firme les ayudará el día de mañana a romper el círculo vicioso de la pobreza en que se sienten atrapados.

Comentarios

Necesita estar conectado a su cuenta para enviarnos comentarios. Si tiene una cuenta, pulse aquí para ingresar.