Razones por las que necesitamos una conversación mundial sobre la salud mental y el suicidio

Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental. Este año el enfoque será en la prevención del suicidio. Necesitamos iniciar conversaciones abiertas sobre este tema para promover un cambio. Por eso les comparto mi caso personal y cómo me llevó a una profesión, y a una vida, enfocada en la resiliencia.

La muerte de mi papá me recuerda al suicidio de Robin Williams. Fue algo repentino. Chocante. Totalmente devastador. Aún recuerdo claramente el día en que pasó hace 17 años atrás. Lo que sí ha cambiado con el tiempo es mi habilidad de sobrellevar esta tragedia, mi habilidad de ser resiliente.

Cuando pienso en mi papá, un millón de recuerdos entrañables vuelven a mí. Uno de mis favoritos es de mi familia de siete integrantes viajando por los Estados Unidos en una casa rodante anaranjada que mi papá construyó usando un antiguo camión de pan. Él era una persona muy práctica, siempre en el garaje arreglando carros o electrodomésticos. Él dependía de esta aptitud en particular cuando nuestra familia vivía en Honduras como misioneros, donde las carreteras de tierra causaban que nuestros vehículos se averiaran. Una vez, mi papá arregló una gotera en el tanque de gas usando goma de mascar.

Mi papá era un solucionador de problemas innato. Después de su suicidio, tuvimos que enfrentar el problema más grande de nuestras vidas: cómo afrontar esta tragedia y una vida sin él. A pesar de contar con una familia y una comunidad solidaria, yo necesitaba ayuda adicional para sobrellevar la pérdida de mi padre. No fue hasta que regresé a los Estados Unidos para asistir a la universidad que encontré el apoyo que buscaba. Comencé a ver un terapeuta que me ayudó a desarrollar técnicas para manejar mis emociones, empezar a sanar y seguir adelante. Esta experiencia impactante y positiva me llevó a estudiar más sobre la salud mental, a obtener licenciaturas académicas en este campo y finalmente dedicar mi trabajo y profesión a ayudar a los demás.

En Children International, una organización humanitaria mundial que ayuda a los niños a romper el círculo vicioso de la pobreza, trabajo con programas de resiliencia y salud mental que enseñan a los jóvenes cómo manejar el estrés y el trauma. Abordamos la salud mental de forma directa porque sabemos que la pobreza puede exponer a una persona al estrés generado por la violencia doméstica, las pandillas y la drogadicción. Estas influencias negativas pueden perjudicar el desarrollo cerebral y tener un efecto negativo a largo plazo en el bienestar físico y mental de una persona.

Enseñamos a los niños a adaptarse y a ser resilientes

Para ayudar a los jóvenes en nuestros programas a manejar sus emociones y la presión de enfrentar situaciones (a veces precarias) de la vida, Children International ofrece una variedad de programas. Algunos de éstos emplean música o deporte como medio.

Más recientemente, probamos e implementamos un currículo de resiliencia desarrollado por Turning Point para nuestros niños y jóvenes en México y la India. Este programa enseña a los niños cómo calmarse y cuidarse mientras retienen su optimismo y buscan respaldo social. El dibujo, la escritura, la narración de historias y el movimiento son algunas de las maneras en que los niños se expresan por medio del programa. Los resultados fueron asombrosos. Ellos mejoraron su capacidad de resiliencia y calmarse, lo que les da la oportunidad de superar la pobreza.


Las familias aprenden habilidades de superación y estrategias para la prevención del suicidio en uno de nuestros centros comunitarios en Guatemala.

El próximo año capacitaremos al personal de Children International en todo el mundo en maneras de apoyar a nuestros niños a través de Trauma Informed Care (Atención informada en trauma) o TIC, una estrategia enfocada en la resiliencia que toma en cuenta una persona en su totalidad. TIC cambia una conversación de, "¿Qué tienes?" a "¿Qué te sucedió?". Sabemos que el trauma infantil está vinculado con problemas de salud mental y física en la adultez. Si podemos interceder temprano y ayudar a los jóvenes a manejar el trauma, ellos tendrán una oportunidad mucho mejor de convertirse en adultos saludables con la capacidad de superar retos.

Enfoque en la salud mental en el campo laboral

El equipo de Children International también sabe que es necesario cultivar nuestra propia resiliencia para poder ayudar a nuestros niños de la mejor manera posible. La realidad es que cada uno de nosotros experimenta traumas. Puede ser al leer un titular en el periódico sobre una tragedia, perder empleo o pasar por un divorcio difícil. Los traumas afectan la función del cerebro, influyen en nuestra manera de reaccionar al estrés y cambian cómo interactuamos con los demás.

En mi grupo de trabajo hablamos acerca del estrés y el trauma, usando técnicas sencillas de superación. Estos ejercicios pueden hacerse individualmente o en grupo para reiniciar rápidamente conversaciones o reuniones que van por el camino equivocado. No teman preguntarle a un colega que muestre síntomas de estrés, "¿Quieres hablar?" o sugerirle caminar un poco para relajarse. El estar pendiente del presente momento puede tener un efecto impactante.

Afortunadamente hoy hay cada vez más recursos sobre el manejo del estrés dentro del ámbito laboral. Las organizaciones que capacitan a sus empleados en el tema de la salud mental, colaboran con gerentes para ofrecer apoyo a sus equipos, y ofrecen programas de asistencia a empleados entienden los efectos que tiene la salud mental en sus operaciones diarias. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), se calcula que la depresión por sí sola hace perder 200 millones de días hábiles cada año en los Estados Unidos. Eso equivale a un costo de entre $17 mil millones y $44 mil millones para empresas y organizaciones. No cabe duda que las empresas que invierten en la salud mental ven ganancias positivas ya que los empleados resilientes son empleados más productivos. Sin embargo, las ganancias van más allá del dinero. Un empleado resiliente también promueve una cultura de trabajo positiva.

Para eliminar el estigma del suicidio, hay que hablar sobre ello

El ignorar la salud mental nos afecta a todos. Aproximadamente 800 mil personas mueren cada año como consecuencia del suicidio. Eso equivale a una persona cada 40 segundos. Estos son datos aprobados por la Organización Mundial de la Salud (WHO), organismo que también reporta que por cada suicidio hay más de 20 intentos.

La WHO lanzó una campaña llamada "40 segundos de acción" para concienciar al público sobre lo que todos podemos hacer para ayudar a prevenir el suicidio. El concepto es dedicar solamente 40 segundos de nuestro tiempo para enfocarnos en la salud mental, tal como escuchar la historia de alguien o compartir un mensaje positivo en los medios sociales. Estas acciones pueden parecer gestos insignificantes, pero la verdad es que pueden tener un impacto muy grande. Las personas que luchan con la depresión o una crisis necesitan saber que no están solos.

En Children International estamos abriendo un espacio para dialogar sobre el tema de la salud mental con nuestros jóvenes y sus familias. En Guatemala, por ejemplo, estamos trabajando con jóvenes que piensan en su propio suicidio. Nuestra meta es educar a los jóvenes y a sus padres para darles las herramientas y estrategias que les ayuden a sobrellevar estos pensamientos. Entre más difundamos el mensaje, "está bien no sentirse bien", menos vergüenza sentirán nuestros apadrinados. Estamos derribando barreras un diálogo a la vez para que más personas reciban ayuda.

Qué puede hacer USTED

El suicidio es la segunda causa de muerte más alta entre jóvenes de 15 a 19 años de edad, y las tasas de suicidio han subido 60% en los últimos 45 años para personas de todas las edades.

.

Si usted necesita ayuda, no espere ni un segundo más.
  • Comuníquese con un amigo o familiar,
  • haga cita con un terapeuta,
  • envíe la palabra CONNECT al 741741 o
  • llame al National Suicide Prevention Lifeline al 1-800-273-8255.
Usted no está solo/a.

.

Todos podemos poner de nuestra parte. Estemos pendientes de cualquier señal de riesgo de suicidio y hable con alguien que pueda correr el riesgo. Lastimosamente, a veces no hay señales, tal como fue el caso con mi papá. Al desarrollar resiliencia y buscar ayuda, pude sanar. Quiero que todos tengan esa misma oportunidad.

Aún tengo guardada una caja rosada con una rosa que mi papá me hizo como regalo una Navidad. Adentro encontré una nota que decía, "Aunque esta caja se vea vacía, la he llenado con mi amor por ti". Cada vez que la abro más de 20 años después, todavía siento su amor. Gracias, papá. Te extrañaré para siempre.

Comentarios

n23foster
oct 14, 2019

Thank you for sharing this deeply personal story and your commitment to resilience training and mental health programs.

Necesita estar conectado a su cuenta para enviarnos comentarios. Si tiene una cuenta, pulse aquí para ingresar.

Este sitio usa cookies para mejorar su experiencia. Usted puede restringir los cookies con su navegador; sin embargo, esto puede afectar la funcionalidad de nuestro sitio.

ENTIENDO