Me llamo Rafaela

5-year-old Rafaela lives in poverty in Quito, Ecuador.

Rafaela es una dulce niña que vive con sus papás, hermanos y un pariente más en un hogar demasiado pequeño para los seis. Su familia subsiste con US$350 al mes, cantidad que les obliga a tomar decisiones dificiles a diario.

Le presentamos a Rafaela. A pesar de la incertidumbre en sus ojos, esta pequeña, sentada cerca de su casa en una de las laderas que rodean la ciudad de Quito, nos insinúa una hermosa sonrisa. Su ituación económica es tal que cualquier niña de 5 años de edad como Rafaela podría perder esa distintiva etapa de exploración, descubrimiento y maravilla.

En Ecuador, el 70% de todos los niños vive en condiciones de pobreza, un problema que ha persistido por generaciones. Es una situación en la que los niños generalmente no poseen las habilidades, los recursos ni los conocimientos para romper este círculo vicioso de la pobreza.

Poverty in ecuador

Rafaela también enfrenta otros problemas que afectan a niñas como ella: La desnutrición puede resultar en numerosos problemas de salud con el paso del tiempo, tal como la pérdida de concentración en la escuela. Para empeorar la situación, el sistema educacional sufre de aulas hacinadas y maestros agotados. Todo esto contribuye a un índice más alto de deserción escolar.

En Ecuador, el 70% de los niños vive en condiciones de escasez económica.

 

Conozca a niños y jóvenes en Ecuador que necesitan ayuda Ecuador who need help

La vida diaria en Quito

El hogar de Rafaela está formado de bloque y concreto. La primera planta consta de tres pequeñas habitaciones que contienen cuatro camas para la familia entera. Rafaela duerme con sus padres, una situación que se volverá cada vez más incómoda a medida que ella crezca.

Rocío, la mamá de Rafaela, es ama de casa. Su papá, Segundo, trabaja como mensajero para una pequeña empresa en Quito mediante el cual gana alrededor de US$350 al mes.

Debido a sus escasos ingresos, las comidas diarias son muy sencillas. "En la mañana les doy leche con huevos", explica Rocío. "Por la tarde, cuando van a la escuela, a veces arroz con pollo cuando nos sobra". La familia obtiene agua potable a través de un sistema de agua potable público.

Conozca un poco más sobre ella en esta corta entrevista:

Generosidad que suscita gratitud

Rafaela y su familia se sienten orgullosos de formar parte de Children International y agradecidos de recibir el apoyo de su padrino. Rocío apoya como voluntaria y le gusta pasar tiempo en el centro comunitario de CI. Ella espera continuar dándoles a sus hijos la oportunidad de estudiar, ya que ella reconoce que la educación es fundamental para romper el círculo vicioso de la pobreza.

Busque a niñas como Rafaela quienes necesitan su apoyo

País

Sexo

 

Comentarios

Necesita estar conectado a su cuenta para enviarnos comentarios. Si tiene una cuenta, pulse aquí para ingresar.