El increíble trayecto de Phirdous

Los programas y el apoyo de Children International dieron a Phirdous lo que ella más necesitaba: la habilidad y la confianza para abogar por ella misma.

Un par de trenzas lustrosas decoran los hombros de Phirdous al hablar. Cada trenza negra termina en fragmentos de tela. Los pequeños lazos se mecen con cada gesto. Ella es una representación perfecta de la niñez: ojos brillantes, sonrisa feliz e historias emocionantes. Aunque es difícil de creer, ella por poco se convierte en una novia prematura si no hubiese sido por las lecciones que aprendió de Children International.

La historia de Phirdous comienza igual que muchas otras: en la pobreza. Después de sufrir dificultades económicas, sus padres Mohammad y Ruksana fueron en busca de trabajo afuera de Calcuta, India. Phirdous quedó con su abuela Rabia y su tía Nasima.

La familia vive en un barrio marginal “vertical”, un edificio al aire libre que contiene docenas de pequeños hogares de una sola habitación. De las paredes deterioradas del edificio brota vegetación. La estructura presenta cables entrecruzados por todas partes.

Las mujeres se congregan en el patio para lavar ropa y platos. Niños corretean alrededor de sus familiares, sus piecitos salpicando en el agua mientras ellas trabajan. Es una comunidad llena de expectativas tradicionales.

El inicio de una aventura

Por otro lado, el interés de Phirdous en el Cuerpo de Salud de Jóvenes (CSJ) de CI no era algo tan tradicional. Como un programa de enseñanza mutua, el CSJ enseña a los jóvenes acerca de estilos de vida sanos y la salud reproductiva.

Al principio, su familia desaprobaba del taller. “A las niñas no se les concede permiso para salir así en público”, explica Phirdous. “Ni siquiera tienen permiso de ir a la casa de sus propios parientes”.

Phirdous fue apadrinada a los 9 años de edad y desde entonces ha estado resuelta a participar. Ella reclutó a empleados de CI para que intervinieran y explicaran que ella aprendería información adecuada a su edad. “Tuve que convencerlos totalmente”, explica ella. Phirdous sonríe irónicamente y dice: “Pero al final, mi tía cedió”.

Años después de su taller de CSJ sobre cómo evitar un matrimonio precoz, Phirdous, hoy de 18 años, sigue siendo un miembro activo y esencial de la comunidad de CI en Calcuta.

Una victoria, un nuevo peligro

Mientras Phirdous se ocupaba de sus estudios, sus amistades, y el CSJ, sus padres estaban trabajando clandestinamente en otro proyecto: su matrimonio. Ella apenas tenía 15 años. Sin embargo no tenían la menor idea de que Phirdous tenía otros planes.

Un valiente rescate… de sí misma

Phirdous no revela mucho cuando habla del matrimonio contra el que tanto luchó. Así se lo explicó a su familia: “A los 15 años, el cuerpo de una mujer no está listo para dar a luz; 18 es una mejor edad”.

La joven continúa: “Les dije, ‘¡Ustedes lo saben! ¿Cómo pueden decir cosas así… cuando saben que estas son las consecuencias?’”.

No cabe duda que Phirdous temió por su vida. Afortunadamente, el argumento de Phirdous convenció a la familia a que cancelaran la boda.

Su educación, la cual solía ser una ocurrencia tardía, hoy es un asunto familiar: “Durante mis exámenes, mi tía y mi abuela se hacen cargo de todos los quehaceres del hogar y no me dejan ayudarles”, dice Phirdous. Ellas insisten que tengo que estudiar y prepararme para mis exámenes para que me vaya bien en ellos”.

El trayecto continúa

Hoy, los familiares de Phirdous la llaman “la doctora del hogar”. Gracias a la capacitación adicional que le brindó CI, Phirdous conoce a fondo sobre temas de salud y primeros auxilios.

A principios de este año, Phirdous aprobó su examen de admisión general y fue promovida a los últimos años de la secundaria. Ella pasará estos años preparándose para la universidad, donde piensa estudiar Educación. Su familia está de lo más orgullosa. “Ellos me han apoyado mucho con mis estudios y con que me haga independiente”, dice ella. “Quieren que sea una mujer empoderada”.

Phirdous y su familia simbolizan la manera en que el apadrinamiento transforma la vida de las personas.

“Uno de los principales aspectos del proceso de Children International se ha enfocado en hacerme autosuficiente. Con mi independencia, espero hacerme económicamente fuerte y estable, lejos de la pobreza. Esto me ayudará tener más confianza en mí misma y me llevará a recorrer los caminos que he trazado para mí y mi familia”. – Phirdous, 18 años, Calcuta, India

Fotos y apoyo investigativo: Shane Alliew, David Nebel y Nivedita Moitra.