La determinación de luchar contra la pobreza y seguir adelante

Tinashe se concentra.

Tinashe se concentra en el partido por venir.

Ya pasamos al segundo mes de 2016, y para muchos, nos sentimos avergonzados de no haber progresado mucho en nuestras resoluciones del año nuevo. ¿Cuántas metas ha cumplido en su listado de resoluciones usted? Si yo pudiera ver a los lectores de este blog, seguramente observaría varias caras tristes, molestas y quizás algunas caras satisfechas.

Pero no se desespere. Yo también siento el peso de un montón de resoluciones no cumplidas, pero no me doy por vencida. Todavía hay esperanza hasta el último segundo de 2016. Y al igual que en un partido de basquetbol, cada segundo cuenta. ¿Quién sabe? Puede que usted anote un triple justo antes del pitido final. Lo importante es no rendirse.

A mí me gusta aprender del mundo a mi alrededor. Por ejemplo, ayer aprendí la importancia de no perder la esperanza de hacer un cambio. Lo aprendí de un niño de 9 años de edad llamado Tinashe. Tinashe nació en la pobreza en una comunidad infame donde el narcotráfico, el abuso y la delincuencia son cotidianos. Hace tres años su vida se dificultó aún más cuando su padre, Peter, abandonó a la familia, dejando a su madre, Mercy, desempleada y a cargo de Tinashe y sus dos hermanas menores —la segunda aun tomando del pecho de su mamá—. En busca de ayuda, Mercy recurrió a nuestro centro comunitario en Chibolya, e inscribió a Tinashe en el programa de apadrinamiento.

Con sus necesidades de educación y salud satisfechas, Tinashe decidió que era hora de convertirse en el hombre de la casa y proteger a las tres mujeres en su vida —además de inspirar el respeto de sus pares—. Un niño introvertido por naturaleza, Tinashe aguantó muchas burlas de otros niños —incluso de su hermana, Martha—. Sin embargo, mientras muchos niños se aíslan ante tal situación, él decidió defenderse al tomar clases de karate, un paso audaz donde enfrentaría puñetazos, caídas y golpes.

"Al principio fue difícil", recuerda Tinashe, sus ojos brillando. "Cuando te entrenan, te pegan de verdad y duele. Pero, con tiempo, nos enseñan cómo bloquear los golpes y caerse. Desde que comencé a tomar esta clase, casi nadie se burla de mi". De hecho, Tinashe dice que no se ha peleado físicamente con nadie, y sus pares lo ven de una manera distinta.

Tinashe (izq.) celebra con su compañero después de ganar una ronda.

Sólo dos meses después de haberse integrado a las clases de karate, a Tinashe, el estudiante más joven, le promovieron de cinta blanca a cinta amarrilla. Fue una maravilla verlo desequilibrar a su adversario durante un concurso. Con una sonrisa, Tinashe se inclinó para demostrar su respeto y regresó a su lugar, permitiéndose una pequeña celebración clandestina con un compañero. Yo pude ver la emoción dentro de él, el tipo que sólo se puede expresar con un baile de victoria y un grito de “¡Lo hice! ¡Lo hice! ¡Yo soy el jefe!” Sin embargo, como todos sabemos, el karate se trata de la autodisciplina, el control sobre las emociones, la promoción de la paz, un buen estado físico y el liderazgo. Todas esas cualidades antes de la defensa personal.

Puede que Tinashe sea sólo un principiante, pero seamos honestos, ¡él me ha ganado a mí y solamente tiene 9 años! (Hace mucho yo tomé clases de karate para impresionar a un chico, pero las abandoné cuando me di cuenta de lo difíciles que eran.) No me sorprendería en lo absoluto verle a Tinashe con su cinta negra antes de que yo cumpliera algo mucho menos complicado en mi listado de resoluciones.

También creo que en su vida Tinashe encontrará consuelo a pesar de que su papá les abandonó. Y con el cimiento de disciplina, autocontrol, paz y buenas habilidades de liderazgo que está aprendiendo en el karate, tenemos la confianza de que Tinashe hará orgullosos a su familia y a nosotros.

El apadrinamiento de niños ayuda a los niños vulnerables como Tinashe a enfocarse en sus sueños y desarrollarse, y les permite ser niños y no preocuparse por asuntos económicos. Al ayudar a los niños, creamos un futuro con adultos centrados e ingeniosos. Imagínese un mundo así. Si las resoluciones del año pasado le resultaron demasiado desafiantes, ¿por qué no apoya a un niño por medio del apadrinamiento? Le garantizo un sentido de cumplimiento al ver a su niño apadrinado tomar pasos hacia una vida mejor.

Apadrine a un niño y haga que su propósito este año sea combatir la pobreza infantil en todo el mundo.